top of page

Smart Cities, consecuencia de la evolución humana

La transformación y modernización de una ciudad mediante la aplicación de las nuevas tecnologías, es solo una consecuencia de la evolución del ser humano. En los últimos años ha habido una constante y creciente transformación de la conciencia humana, orientado a la responsabilidad y el respeto por el medio ambiente y la sociedad; aunque es importante reconocer que la velocidad de evolución de una ciudad depende de variables como la cultura, la educación, la infraestructura, la economía, entre muchas otras.

Una ciudad inteligente busca ofrecer una mayor calidad de vida a sus habitantes a través del uso de información y tecnología, considerando que estas evolucionan rápida y continuamente. Entonces, las acciones aplicadas en una ciudad deberán impactar al menos en los siguientes aspectos para considerar que es una ciudad inteligente.


  • Gobernanza inteligente. Como entidad que regula la administración pública, utiliza la tecnología para diseñar y monitorear la vida pública, principalmente en aspectos como seguridad, salud, educación y el tratamiento responsable de residuos. También se encargará de realizar una planeación urbana eficiente y orientada al futuro.

  • Vida inteligente. La tecnología forma parte de la vida diaria de las personas, sea en la casa, en la oficina o en grandes fábricas. Conceptos como la automatización nos refieren al control y monitoreo de las instalaciones de un edificio, que operan bajo una programación definida y ofrecen las condiciones óptimas de estancia. Además, la inteligencia artificial toma un papel importante en el acceso a la información y en facilitar las tareas diarias más comunes.

  • Movilidad inteligente. La sostenibilidad en los medios de transporte urbanos implica crear responsablemente los espacios para todos. Es decir, vialidades con ciclovías, sistemas de transporte público eficientes, banquetas y andadores urbanos, e incluso cargadores de vehículos eléctricos estratégicamente ubicados. Por otro lado, las herramientas de control de tráfico reguladas por la tecnología y la información en tiempo real, permiten optimizar el tráfico.

  • Pagos inteligentes. Los pagos digitales permiten hacer transacciones seguras y rápidas, aunado que esto fomenta el comercio electrónico, cada vez más práctico y cómodo.

  • Consciencia ambiental. Las ciudades inteligentes prefieren el uso de energías limpias y renovables y una gestión responsable de los recursos que minimicen el impacto al medio ambiente. Una ciudad inteligente también es limpia.

Es un hecho que las ciudades del futuro son inteligentes, y esto significa que se habrán reinventado. Ya que para lograr los objetivos de las ciudades inteligentes es necesario el uso responsable de la tecnología y la información. 


Finalmente, la evolución en la conciencia humana nos permite reconocer que todos formamos la ciudad y merecemos calidad de vida en igualdad. Ciudades inteligentes requieren ciudadanos inteligentes y conscientes, es por eso que el concepto de ciudad inteligente nos ofrece una ciudad más inclusiva, acogedora y con bienestar social.

Entradas Recientes

Ver todo

El diseño en la construcción

Para el día a día de las personas se vuelve básico el estado de bienestar y comodidad en los espacios donde se encuentren y se desempeñen, por lo que el diseño es parte esencial antes de la construcci

Comments


bottom of page